Francisco acaba de volver de un año de voluntariado en Budapest, donde ha trabajado con  personas sin hogar y personas en riesgo de exclusión. Le hemos pedido que nos cuente su experiencia a través de una carta:

“Hasta hace unas semanas estaba pasando un año como EVS en Budapest, Hungría. Siempre digo y diré que fue la mejor experiencia de mi vida, que me ha hecho crecer  como persona y que no lo cambiaría por nada. Me ha hecho crecer y madurar, mejorar mucho mi inglés y aprender (como se puede) el húngaro, un idioma tan interesante como difícil. EVS es una experiencia que te hace conocer otras culturas y también, aunque parezca una paradoja, entender mejor la tuya al estar fuera. Te hace conocer la cultura e idioma, te enseña a ser independiente y apañarte por tu cuenta en otro país, lo cual te hace crecer.  Es una manera de conocer gente de todo el mundo-voluntarios y estudiantes,
Trabajé con personas sin hogar, si bien pocas de ellas hablan inglés, el comunicarte con gestos y que estén agradecidos contigo porque estés ahí para ayudarles no tiene precio.  Yo soy integrador social y gracias a esta experiencia puedo decir que se cómo trabajar con ellos y me he quitado estereotipos de encima”Es una manera de conocer gente de todo el mundo – voluntarios e estudiantes de todo el globo- se aprende a ver las diferencias culturales y se han muchas amistades, es increíble!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies